Los bancos a la caza de criptomonedas

Los organismos tradicionales de control en todas partes del mundo no logran dar con un mecanismo capaz de controlar esta tecnología sin afectar a la libertad de flujos financieros. Los funcionarios, muchos de carrera política, sin formación necesaria, coercionan a los principales focos de ingreso: los bancos.

Jane Doe
Regulacion criptomonedas en argentina

En las últimas semanas, muchos usuarios alrededor del mundo estuvieron recibiendo en sus casillas de correo notificaciones de sus bancos. ¿El motivo? Las criptomonedas que operaban a través de sus cuentas bancarias. En este caso puntual, tanto los bancos tradicionales o las Fintechs que intermedian con cuentas monetarias, fueron obligados a notificar a cada usuario activo que opera con criptoactivos a dejar de hacerlo si es que no puede justificar el origen de los fondos. Para entender la razón, es necesario profundizar un poco en el contexto de las obligaciones que debe cumplir un cliente frente a los fondos en su cuenta.

La OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos) organismo rector a nivel internacional de muchas de las políticas normativas que conocemos en la actualidad, ha desarrollado los lineamientos necesarios para hacer frente al financiamiento del terrorismo y lavado de activos. Entre ellas, como concepto que acapara la obligación de cada entidad de intermediación financiera internacional, se encuentra la norma de “conocimiento de su cliente”.

Basándose en las directrices que allí se aportan, cada estado con su ente correspondiente (los departamentos de unidad de información financiera en conjunto con los bancos centrales), diseña y desarrolla puntos en forma clara, precisa y consecuente con la realidad regional, a los cuales deben atenerse cada una de las entidades registradas.

Cabe aclarar que para que una entidad financiera conlleve el carácter de banco debe de estar registrado como tal en la entidad que otorga su licencia, es decir, en el banco central del país en el cual opera. Con dicho registro, se compromete a cumplimentar las normas tanto locales e internacionales de buenas prácticas bancarias, entre las cuales, claramente, se encuentra la política de conozca a su cliente.

Gracias a internet, hoy podemos verificar punto por punto la normativa vigente y como se aplica en cada caso. Pero, siendo sinceros, lo más importante es: ¿Qué documentación nos puede exigir el banco para justificar los fondos? ¿Puede solicitarnos informes de destino y de origen? ¿Por qué debemos presentar justificativos privada a una entidad bancaria?

Documentación, origen de los fondos y conocimiento

Tomando el caso de la circular A4459 (y modificaciones) del Banco Central de la República Argentina, podemos inferir que la entidad financiera puede solicitar a su cliente toda la documentación que considere pertinente para satisfacer la justificación en su operatoria. Incluso, hace distinciones claras entre personas jurídicas y personas físicas, pero el punto más importante es que el banco debe de solicitar la información necesaria para realizar su evaluación y justificar el caso.

En el caso de Colombia, el Banrep, ha determinado continuar con la misma y aplicar la misma norma que muchos de los países de la región. En este caso, la información de la superintendencia financiera es inapelable: En cumplimiento de la Circular Básica Jurídica 029 de 2014, de la Superintendencia Financiera de Colombia, y las demás normas que la modifiquen, adicionen o complementen; el Banco de la República estableció en su interior el Sistema de Administración de Riesgo de Lavado de Activos y de la Financiación del Terrorismo – SARLAFT, que aplica a todos los terceros que se vinculan o relacionan con la entidad.

Con estos dos casos, es claro que las entidades financieras deben responder por lo que hacen sus clientes con las cuentas, sobre todo si se trata de una operatoria como la de criptomonedas.

¿Por qué mis criptomonedas?

Si bien esta claro porque los organismos de control están tan interesados en regular este mercado, existe otro factor no menos preponderante y, sobre todo, jugoso para hacerlo: grabar impuesto sobre este activo. Si apelamos a la honestidad, encontramos que el motivo por el cual (sin caer en teorías conspiranoides) no lo han hecho hasta el momento, es porque no saben cómo hacerlo.

Recordemos que las criptomonedas poseen un valor que se debe a en esencia la creación del activo: tienen la posibilidad de transaccionarse entre privados sin intermediación financiera. Este atributo, claro está, es altamente apreciado para todos aquellos que prefieren mantenerse alejado de lo formal. ¿Razones? Existen varias: actividades informales para evadir impuesto, orígenes ilícitos o simplemente por la creencia en un activo con potencial ilimitado.

Sea cual sea la razón, es transparente como el agua que se busca grabarlas, identificarlas y poder llegar a normalizarlas dentro del sistema. Pero, ¿Qué tienen que ver los bancos?

Fondeo de la cuenta para comprar Criptoactivos

Se sabe que la finalidad máxima de las criptomonedas, sobre todo aquellas que tienen aceptación a niveles masivo, es transformar el dinero físico en dinero digital. La moneda impresa es incomoda, costosa y ocupa un lugar ya en el pasado. Sin embargo, ha sido un excelente vehículo para los estados en normalizar las economías en momentos de crisis. Fijada la base, entonces, sabemos que el dinero físico, incluso en el furor de las criptos, es necesario para transar bienes. Todavía no podemos ir en casi la totalidad del mundo a pagar un café en criptomonedas (aunque cada vez existe mayor capilaridad que aceptan estos activos), ni tampoco un kilo de bananas por dos Satoshi. Lamentablemente, debemos afirmar que necesitamos de un papel impreso pintado de color solo por ahora.

Entonces, ¿cómo hago para comprar una criptomoneda? Pecaremos de reduccionistas para simplificar hechos que suelen tener una profundidad inconmensurable. Existen dos medios: uno es comercializar entre privados haciendo pie en la cotización de la moneda que queremos adquirir, o recurrir a un exchange como lo es Binance.

En los países en que Binance, como España, posee una cuenta monetaria, aquellos que quieren adquirir criptomonedas transfieren a la orden del exchange. Pero en países donde Binance todavía no se ha instalado formalmente, la única forma de fondear las wallets es mediante P2P (transacciones entre personas).

Binance como otros exchange, se hacen responsables frente a la normativa vigente de su país por responder frente a las operaciones que recibe en su cuenta monetaria, pero no se hace ni se hará responsable por la operatoria P2P que las personas que hagan mediante su plataforma. He aquí el punto en el cual se apoya la legislación vigente en política de lavado: tanto las transferencias realizadas como las recibidas, deben de estar justificadas con documentación indicando la actividad correspondiente. La entidad si detecta esta operatoria, puede solicitar la justificación y pedir el cierre si concluye que no tiene razonabilidad para mantenerla abierta.

Esta es la razón que muchos clientes han estado recibiendo notificaciones en las últimas semanas, solicitando e invitando incluso a normalizar su operatoria. Aunque suene antipático, lamentablemente, es probable que sea una primera ola de una marejada que todavía no termina de armarse. Si hay algo que concluyente es que el dinero digital llego para quedarse, como así también las normativas que regulen y eviten el financiamiento de cualquier hecho que pueda perjudicar a la sociedad. Las cartas están en la mesa.