¿Qué es el Roe y por qué es tan importante para los bancos?

El ROE (Return on Equity) o rentabilidad financiera es un indicador que mide el rendimiento del capital. En otras palabras, mide la rentabilidad a lo largo de un periodo de tiempo generado por recursos propios

Jane Doe
que es el ROE rentabilidad

El ROE es una medida que puede ser utilizada para medir la rentabilidad de una empresa de cualquier tipo, Cuanto mayor sea el ROE que consiga esa empresa, mayor será la capacidad que tenga de autofinanciarse sin necesidad de recurrir al mercado. Pero cuando se trata del sector financiero reviste mayor importancia: la salud financiera del sistema puede poner en jaque a todo un país y la estabilidad económica.

Luego de las grandes crisis, cada entidad monetaria del mundo, ha comenzado a crear normas más profundas y claras que obligan al sector financiero a tener parámetros de liquidez y rentabilidad. Un claro ejemplo fue la crisis subprime, en la que los activos tóxicos calificados incorrectamente doblegaron al sistema financiero mundial a sufrir todo tipo de consecuencia. Una de estas normas es aquella que obliga a los bancos a mantener cierta necesidad o nivel de capital de acuerdo a la categoría con que sea identificado dentro de un sistema. Dicha norma de liquidez, no será la misma solicitada para un banco que tenga una categoría A que uno para una categoría c.

El ROE como medida de evolución

Además de ser un indicador sumamente importante para los accionistas y los stakeholders, también lo es para las autoridades monetarias y los bancos puertas adentros. Una evolución negativa en este indicador significa posible necesidad de capital que, en otras palabras, son señales de alertas dentro de un sistema financiero. Esto no significa claramente una señal de alarma si el ROE de un solo banco comienza a decrecer, pero si lo es en el caso de marcar una tendencia entre todo un sector. Si esto sucediera, la entidad rectora deberá actuar rápida y certeramente para evitar un colapso del sistema.

Cuanto mayor sea el exceso de ROE con respecto al costo de capital, mayor creación de valor para el accionista, pero, además, mayor capital para el próximo periodo en estudio. Esto significa que cuanto mayor ROE logre acumular una entidad financiera, menor será su costo financiero y mejor posicionado estará frente a problemas de liquidez.

¿Qué afecta el ROE de un banco?

Inflación. Largos periodos inflacionarios con tasas máximas por debajo de las reales, erosionan la capacidad de generar rentabilidad en una entidad financiera. No solo eso: también alientan a reducir su capilaridad y desarrollo haciendo que este se retraiga en vez de expandirse. Nota al pie: un sistema financiero que se expande acompaña al crecimiento de un país.

Líneas subsidiadas. El otorgamiento de líneas de créditos subsidiadas por debajo del precio real del dinero, es otro de los factores que afectan de lleno al capital del sistema. Muchos de los países en desarrollo, tratando de fijar medidas expansionistas, obligan a los bancos a prestar a sus clientes (cumpliendo ciertas pautas) montos buscando dinamizar ciertos sectores de la economía: construcción, consumo, electrónica, etc.

Congelamiento de comisiones. Las comisiones con topes máximos normados obligan a realocar sus recursos y servicios para evitar mayor impacto en sus P&L.

Tomar posición compulsiva en bonos. Sobre todo, en Argentina, los bancos suelen sufrir presiones políticas para tomar posición financiera en activos públicos, como bono de los gobiernos de turno. Si bien, tarde o temprano, estos bonos terminan honrando sus pagos, obligan a maniobrar financieramente a los CFO y mostrar resultados que, en ocasiones, no son lo que parecen.