¿Qué es la financiación de exportaciones y como utilizarla?

Si bien en la actualidad requiere ciertos tipos de avales y esta solamente reservada para empresas de gran envergadura, la financiación de exportaciones es una de las herramientas fundamentales para generar divisas para nuestra empresa. ¿Dónde es que encaja en nuestro flujo de fondos?

Jane Doe
como financiar mis exportaciones a China

Lo primero que debemos considerar es que forma parte de la familia de líneas de crédito que financia el comercio exterior y tienen como objetivo fundamental acompañar a las empresas en su operatoria a nivel internacional. En esta misma categoría se encuentran la financiación de importación, stand by letter, las cartas de créditos, entre otras, pero focalicemos nuestra atención en esta línea.

La financiación de exportación es una línea crediticia de asistencia que otorga una entidad bancaria a un exportador que quiere vender su producto a otro país. Como es de esperar, los embarques internacionales conllevan un esfuerzo financiero que en ciertas oportunidades el cliente no está dispuesto a realizar o bien no cuenta con los fondos para realizarlo. Pónganoslo en un ejemplo.

Un exportador de café logra cerrar un trato con un nuevo mercado que ansiaba conquistar hace mucho tiempo. Si bien el comprador tiene basta antigüedad en el mercado, el vendedor local no tiene todavía las espaldas necesarias para realizar la producción y la exportación que ha solicitado su comprador. Además, el cliente le solicita que financie su compra al menos 90 días, dado que esa es la modalidad de compra que tiene con todos sus proveedores. Las opciones son claras: realiza una inversión de su bolsillo, pierde la operación o busca financiamiento de un tercero.

En este caso puntual, entra en juego la entidad financiera. ¿Cómo? Una vez calificada la línea (detalle no menor: debe de estar calificada y actualizada al momento de desembolso), el cliente tiene la oportunidad de financiar su exportación mediante la entidad financiera. Una vez convenido sus parámetros fundamentales (plazo, moneda, tasa, comisiones y forma de pago), el exportador se hace de los fondos y puede enviar la mercadería a su comprador.

Plazo, moneda y forma de pago

El plazo en una financiación de exportación puede variar entre 90-180 días y se consensua teniendo en cuenta las condiciones de la operación comercial. También, cabe aclarar, que el plazo puede variar de acuerdo a la garantía otorgada: el banco, por ejemplo, puede financiarnos un plazo bajo una garantía a sola firma y el plazo restante contra un documento. Tener en cuenta que la entidad puede solicitar garantías personales o reales para el otorgamiento del financiamiento.

En cuanto a la moneda de pago, si bien es convenida y acordada entre la entidad y el importador suele estar conformada en moneda divisa, es decir, dólares o euros. De acuerdo al tipo de garantía entregada o las condiciones de líneas fijadas, se puede fijar un NDF o algún tipo de contrato de cobertura.

Otra particularidad de esta línea se encuentra relacionada a la forma de pago. Al igual que la financiación de importación, la estructuración del financiamiento se hace bajo el sistema americano o, préstamo bullet. Esto es debido a que los fondos por la operación comercial convenida, responden a la recepción de la mercadería enviada a nuestro comprador de otro país. De esto se desprende también la forma de cancelación. Una característica realmente ventajosa de esta línea es que se puede machear la deuda financiera contraída por el exportador con el pago realizado por el importador. ¿Cómo funciona esto?

Cuando se realiza el desembolso original, la entidad y el exportador puede convenir que el préstamo sea cancelado contra el pago futuro a recibir por su comprador. Este tipo de operaciones tiene la ventaja primordial de reducir costos financieros y cambiarios innecesarios, ya que el exportador tiene la ventaja de cancelar su deuda financiera.

¿Cómo calificar la línea?

Esta más que claro que el préstamo debe de estar calificado en la entidad en la cual operamos. De acuerdo al país y al tipo de operatoria que el exportador presente, se determinara el nivel de riesgo que pueda acceder. Para acceder a la calificación crediticia es necesario presentar documentación que avale la operatoria del cliente, la liquidez en sus transacciones y el nivel de garantías que puede otorgar. Está de más decir que los bancos pueden no concederla por diferentes razones que pueden ser contextuales o locales, o bien porque el exportador no califica para acceder a la misma.

¿Puedo no calificar?

Si y las razones son varias. La primera es que nuestros informes financieros no sean suficiente para calificar en moneda extranjera. Aunque suene antipático, esta causa se presenta con frecuencia, sobre todo en aquellos países donde el nivel de informalidad es mayor. La segunda está atada a la antigüedad en la operatoria a nivel internacional de nuestra compañía y las verificaciones que pueda realizar el banco. Con frecuencia, los clientes que tienen intensiones de hacerse de este producto no tienen la suficiente experiencia en el mercado internacional, siendo rechazados por no contar con la misma. Como último punto a considerar es que la entidad se puede reservar el derecho de otorgar la línea basándose en sus políticas crediticias, las cuales pueden estar basadas en hechos claramente percibidles o no. Una llamada al margen: cuando hablamos de financiación de exportación, no estamos hablando de prefinanciación de exportación. Si bien tiene un funcionamiento con cierto paralelismo, cumple otro tipo de funcionalidad y poseen ciertas diferencias que marcan esa diferencia.