Smart Contracts: ventajas en su uso

Los Smart contracts o, por su traducción lineal, contratos inteligentes, posee amplían ventajas, pero también conllevan desventajas a la hora de su aplicación.

Planner

Con el nacimiento de la tecnología blockchain han nacido infinidad de vertientes y aplicaciones que persiguen la reducción de costos en múltiples campos y, los Smart Contracts, es el desprendimiento de una de esas aplicaciones. En la actualidad, en el mundo analógico, un contrato es un acuerdo entre dos o mas partes donde se fijan lineamientos a cumplir, generalmente en un plazo estimado, impartiendo derechos y obligaciones explicitas y determinando consecuencias en el caso de infringir o incumplir alguno de los puntos consensuados. Por ejemplo, si una de las partes en un contrato de alquiler incumple alguna de las cláusulas puede llegar a gatillar la consecuencia que se encuentra anexada al punto infringido (si, “puede”). En otras palabras, un contrato es un conjunto de reglas que rigen un acuerdo. Si esta misma definición lo llevamos al mundo digital y, mil disculpas a los puristas del código, podemos decir que esencialmente es un script donde existen variables, parámetros, pasos y resultados (const, params, then y result -> js). Siguiendo la misma línea de pensamiento, entonces, todos los contratos se pueden codificar en líneas de código que funcionen como marco legal y que se ejecuten en forma autónoma, con precisión asesina, en el caso que una regla no se cumpla, ¿o no es así?

Un Smart Contratc es simplemente eso. Podemos incluir adjetivos rimbombantes y tecnicismo que parecen haberse escapado de una película de hackers, pero no hay mucho mas de fondo. Una definición simplista y, solo para fines didácticos, seria: es un script consensuado entre una o varias partes que se encuentra codificado y automatizado bajo la tecnología blockchain. Pero como diría el estimado Albert Einstein, si no lo puedes explicar para que lo entienda tu madre, realmente no lo has entendido del todo, explicaré más llanamente las ventajas de este formidable cambio de paradigma (disculpas; este futuro cambio de paradigma).

Ventajas de Smart Contracts

No es un trabajo fácil determinar las ventajas preponderantes de esta nueva innovación. No porque sea colosalmente difícil percibirlas, sino, todo lo contrario. Debido a la gran cantidad de bondades que promete, la determinación con precisión y alcance de cada una de ellas es un gran desafío y, teniendo en cuenta esto, tratando de no faltar al detalle, tomaremos un ejemplo común.

Mundo analógico

Un cliente se acerca a una entidad bancaria a solicitar una línea de crédito para financiar un embarque. La entidad bancaria, dada la volatilidad en el valor de la moneda, le solicita que se le anexe un NDF. El cliente accede y comienza la travesía:

  • Recibe el NDF y consensua el tipo de cambio de corte.
  • El banco redacta el contrato y ajusta las cláusulas.
  • Lo envía al sector de garantía para que un abogado lo formalice.
  • Se lo transmite al cliente para que se acerque a una escribanía para que se certifique la firma.
  • Entrega al banco para que se formalice.
  • Se anexa a la financiación de importación.

  • Este camino que peca de simplista para que sea comprensible, en ocasiones suele demorar entre 15 a 20 días. No hablemos de costos o errores humanos en el medio. Tampoco hablemos de la ejecución de alguna penalidad; abogados, costos, escribanos, notificaciones formales, tiempo, mas abogados, mas costos, hasta que todo se diluye en una historia que no parece tener fin. Recuerden que el único recurso que no se puede comprar ni vender es el tiempo, pero si aquellos activos que colaboren para no desperdiciarlo.

    Las principales ventajas de los Smart contracts son:
  • Reducción de tiempos.
  • Costos.
  • Autonomía.
  • Ejecución instantánea.
  • Expresiones directas.
  • Seguridad.
  • Descentralización.
  • Perpetuidad.
  • Inalterabilidad.
  • Sin lugar a interpretación (ni abogados carroñeros).
  • Ampliación de características por llaves
  • Ausencia de errores
  • Confidencialidad (solo las partes intervinientes o aquellas que les sea requerida pueden obtener información).
  • Informar a toda la red del comportamiento de las infracciones, haciendo mas transparente las futuras transacciones intervinientes.

  • Siguiendo el caso del NDF, supongamos que a la fecha de vencimiento del contrato el tipo de cambio se ha disparado por encima del limite prefijado. En condiciones normales, el banco ejecuta el debito sobre la cuenta corriente por la diferencia entre el precio de compra y el precio de venta, salda la deuda y se genera la extinción del contrato. Pero ¿Qué pasa si el cliente no posee dinero para el débito? Comienza el circo de los tramites formales para cobrar algo que, en ocasiones, suele tornarse engorroso y costoso. Si de un Smart contratcs se tratara, la ejecución seria predefinida y sistemática, sin lugar a duda, sin perdida de tiempo ni incremento de costo. Claro esta que los notarios y los abogados deberían, como lo están haciendo actualmente, comenzar a capacitarse en esta nueva herramienta porque, de otra manera, es altamente probable que su función sea reemplazada más temprano que tarde.

    No obstante, y, si bien existe una buena cantidad de empresas que están desarrollando soluciones en este campo, la mayoría de los Smart contracts que se están realizando son complementarios a los del mundo analógicos. ¿La razón? Para ser integramente sensato existen varias, pero la primordial es desconocimiento de la herramienta y baja adaptabilidad de los peces gordos en cuanto a lo legal. Satoshi ya se cargo al mundo financiero, ¿se cargará también al mundo legal?